Heber Sorto, elogio a la vida


Salvador Madrid Un poeta que con una fuerza sutil convoca la dignidad, la lucha y la justicia en la vida cotidiana.

Salvador Madrid Un poeta que con una fuerza sutil convoca la dignidad, la lucha y la justicia en la vida cotidiana.

Tegucigalpa, Honduras. Hablar de la poesía de Heber Sorto es recurrir al abrazo con el otro y con la creación misma. Cuando Heber Sorto define la cotidianeidad tiene tres elementos a su favor: el primero es que al indagarla, su voz tiene como amalgama una tentación: la búsqueda en lo popular, sin dejar el tono íntimo del poeta que desde un estado de vigilia ve el transcurrir; de ahí surge su poesía escrita a manera de comunión desde la multitud y para la multitud.

El segundo elemento es la propiedad de los instantes en que esta poesía se detiene: las tardes de la gente, fotografías, costumbres que por burdas son aleccionadoras, la política llevada hasta la caricatura, una visión de país truncado donde sus habitantes profesan el ejercicio de la ignorancia ya sea por disimulo o por impotencia.
El tercer elemento que abre el universo de esta poética reveladora es que esa búsqueda de afirmación del hombre y de verificación de sus actos se vuelve en el texto no una recreación, sino un boceto de la interrogante, en cierto modo es la sorpresa creativa de la poesía que nuevamente sale a nombrar cada cosa aunque el uso y la norma hayan querido etiquetarla.
Ante la cosificación del mundo cotidiano, la poesía de Heber Sorto reacciona, evoca, cuestiona y critica hasta enseñarle al hombre que no es un sonámbulo entre sus días y que la realidad puede ser transformada desde sus esfuerzos y lucha contra la alienación y que debe estar alerta a ese relato mayor de la cotidianeidad: la historia.
Es así que la poesía destruye esa configuración del lenguaje o del discurso artificial que el poder implanta queriendo borrar la vitalidad humana y su impulso por dignificar su existencia.

Comments are closed.